DEBERES ESCOLARES, ¿ SÍ, O, NO?

DOCU_VERDAD  -VF0EFQL1.JPG de Externa ABC

Primero tendremos que aclarar que entendemos por deberes escolares. Yo llamo deberes escolares a lo que está haciendo el niño de la foto, una serie de tareas en los que se entrena sobre algo que le han explicado en clase. Normalmente los maestros les dan, desde segundo de Primaría, una lista de ejercicios agrupados por áreas con los que pretenden que  apliquen en casa los conceptos explicados en clase. Además algunos maestros quieren que el cuaderno quede muy “bonito”, con lo que exigen una letra redondita y colorear bien determinadas ilustraciones.

El niño o la niña que recibe esas listas de deberes debe dedicar en casa dos o tres horas a ejercitarse en hacer bien la letra, en colorear y en hacer actividades que nadie explica por qué no se hiceron en clase.

¿Son necesarias esas listas de tareas? No, no son necesarias, por dos razones.

La primera porque el cuaderno “bonito” y presentable es un objetivo didáctico del siglo XIX. Los niños deben ir a la escuela a investigar, a pensar, a adquirir hábitos saludables, a adquirir costumbres y modos democráticos, a conocer el medio ambiente que le rodea, a ser críticos y a tomar decisiones por sí mismos. El cuaderno,debe ser por tanto,  una herramienta más de trabajo y no un fin en sí mismo.

La segunda razón es que el maestro debe preparar su programación  de manera que marque un ritmo de trabajo adecuado. Le debe dar tiempo a explicar los conceptos y a que los alumnos los practiquen en clase, en su presencia y con su ayuda. ¿Cuál será ese ritmo de trabajo? El que lleve la “mitad más uno” de los alumnos de la clase. A los más lentos les ayudará, alguno tendrá que hacer en casa, alguna vez, lo que no le dio tiempo en el aula. A los más rápidos les pondrá tareas adicionales.

¿Qué deberes deben hacer en casa nuestros alumnos y alumnas de Primaria?

-Repasar algunos ejercicios, ya corregidos en clase, en los que se había equivocado.

-Estudiar contenidos  de Ciencias Naturales, Ciencias Sociales, Inglés, … en los que tenga que ejercitar la memoria.

¿Cuánto tiempo? Los maestros viejos, a punto de jubilarnos, aplicamos la regla de los diez minutos: diez minutos en primero, con alguien de la familia, todos los días, para leer y contar; veinte minutos en segundo, todos los días; treinta en tercero, todos los días ; y así sucesivamente hasta una hora diaria en sexto. La clave es  ser sistemáticos y que ese tiempo sea de verdad, dedicado al estudio.

José Lozano Cantón, maestro de Primaria.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

PROGRAMA DE FESTEJOS

hilario-montoya-3

13 de mayo de 1963

Programa de festejos en honor de nuestros patronos.

Día 13 de mayo:

9 de la mañana: diana floreada a cargo de la banda municipal.

11 de la mañana: pasacalles de gigantes y cabezudos por las calles de la localidad.

1 de la tarde: torneo de brisca en la plaza.

5 de la tarde: carrera de cintas en la plaza.

6 de la tarde: tiro al plato en el muelle de la estación.

8 de la noche: baile popular en la plaza amenizado por bandurrias y acordeón.

Día 15 de mayo:

9 de la mañana: diana floreada a cargo de la banda municipal.

10 de la mañana: santa misa,solemne procesión y bendición de los campos.

1 de la tarde: final del torneo de brisca y entrega de trofeos en la plaza.

4 de la tarde: juego de cucañas para la chiquillería, en la plaza.

6 de la tarde: partido de fútbol entre el equipo local y el Atlético Bastetano.

8 de la noche:baile popular, en la plaza, amenizado por una orquestina.

12 de la noche: castillo de fuegos artificiales en la plaza.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

SUS MAJESTADES DE ORIENTE

cabalgata

5 de enero de 1959

Sus majestades los Reyes Magos van a cruzar el puente que une las dos partes del pueblo. Para que los caballos, en los que van subidos, no se deslicen sobre las chapas, les han liado los cascos con trapos encarnados.Sus eminencias se cogen las coronas con las manos para que el viento que sube del fondo del barranco no se las lleve. La comitiva de pajes y pastores les acompañan cantando villancicos y llevando de las riendas tres borriquillas enjaezadas alegremente y que portan en las aguaderas adornadas con guirnaldas y papelillos, paquetes envueltos en papel de regalo.

Cuando llegan al otro extremo del puente son recibidos con algarabía y ojos como platos por una decena de chiquillos y chiquillas que giran alrededor de las borriquillas, mirando de reojo a los reyes, que por fin se deciden a arrojar un puñado de caramelos. Empujándose unos a otros recogen los caramelos del suelo y luego siguen a la comitiva que inicia el reparto de los regalos, recorriendo las quince casas desperdigadas que componen el barrio del otro lado del barranco.

Cuando llamaron a su puerta Manuel ya estaba preparado con el agua para los caballos en un cubo de hierro y la paja y el grano en una espuerta de pleita.

-Tú eres el hijo del panadero_ le suelta de improviso al rey Baltasar.

Gaspar le da un coscorróm cariñoso y Melchor le entrega dos paquetes.

-Este de parte de tu abuela y este de tu padre y de tu madre.

_¿Entonces,…… esta noche,….. no tengo que poner los zapatos encima del baúl?_ les pregunta a los tres reyes, con la duda marcada en la cara.

-No, esta noche, hemos pasado por aquí más temprano_le contesta el rey Baltasar

_Pues tú eres el hijo del panadero con la cara llena del tizne de la sartén_le dice Manuel señalándole con el dedo e irguiéndose sobre sus botas chirucas.

Baltasar se sonrie y se endereza en su montura. Tiran de las riendas los tres magos y se encaminan a la siguiente casa donde otros dos zagalillos esperan impacientes sus regalos.

Manuel les contempla mientras vuelven grupas. Algo en su interior le dice que acaba de perder algo que ya nunca más va a recuperar.

José Lozano Cantón

Publicado en Uncategorized | 9 comentarios

EL QUEMA

trillarAhora os veo jugando por las tardes, después del colegio, en el Paseo. Montáis en bici o en patinete, a veces, os veo en corrillos, manipulando alguno de esos trastos modernos que han traido las nuevas tecnologías.

Em mis tiempos era bastante diferente, hasta la bicicleta nos estaba vedada porque en aquellos tiempos, en los que yo vestía pantalón corto, la bici era un vehículo de transporte que necesitaban nuestros padres para ir cada mañana al trabajo y luego regresar por la tarde. Algún sábado nos la prestaban, pero teníamos que andar con mucho cuidado de no pincharla.

Jugábamos con materiales sencillos a los que dábamos diversas utilidades. Uno de los juegos que solíamos practicar en las eras, era el del quema.

Se hacían tantos hoyos en la tierra como participantes estuviéramos. El tamaño del agujero era el suficiente para que albergara en su interior a una pelotita “gorila”. En la parte superior del hoyo se hacía una hendidura en la que se colocaban cinco piedrecitas. Cada uno tenía las suyas, que algún día eligió en el lecho del río mientras su madre lavaba la ropa. Mis preferidas eran unas blancas que chispeaban al sol con múltiples estrellitas. Mas tarde aprendí que mis guijarritos del quema eran de cuarzo.

Abiertos los hoyos y colocados los guijarros en su hendidura, se contaban diez pasos y se hacía una raya. Se sorteaba el orden de tirada con un puñado de palitos o pajitas de distinto tamaño. El que sacaba la más larga tiraba el primero y los demás en función de la longitud de las que le habían tocado en suerte.

Todos nos alineábamos en la raya. El primero tiraba la pelota con suavidad para que cayera en un hoyo. El dueño de la oquedad donde había caido la pelotita, se avalanzaba como un rayo a cogerla, se volvía y la arrojaba contra el que tenía más cerca, pues todos comenzábamos a correr en el mismo instante en que la pelota caía en el hueco.

Si te acertaban con la pelota, un guijarro tuyo caía en tu hoyo y te tocaba lanzar desde la línea. Si no acertabas a nadie otro guijarro acompañaba al anterior. Cuando ya no te quedaban chinitas eras eliminado. Ganaba aquel que al final quedaba con una pidrecita.

Eran tiempos de pelotas de goma, de chapas con nombres de ciclistas, de peonzas y cajas de medicinas, que con un hilo funcionaban como teléfonos; eran tiempos en los que jugar era nuestra principal ocupación.

Ahora os toca a vosotros y vosotras. Disfrutadlo.

José Lozano Cantón

 

Publicado en Uncategorized | 13 comentarios

BIOGRAFÍAS

freinet

A lo largo de nuestra vida siempre habrá personas que nos sirvan de referencia, a las que respetemos o incluso admiremos por su forma de pensar o de proceder. Son hombres y mujeres de los que aprendemos ideas, hábitos,talante; que luego nosotros interiorizamos tras una reflexión profunda y de una manera o de otra influyen en nuestra conducta posterior.

Durante mi infancia fue mi abuelo materno la persona a la que más respetaba.Escuchaba sus opiniones acerca de cualquier acontecimiento y, sin saberlo siquiera, mi subsconciente tomaba buena nota. Admiraba su carácter tranquilo, pausado y como se enfrentaba a todas las situaciones sin perder la compostura, escuchando con atención a los demás y emitiendo sus opiniones si eran requeridas, pero nunca imponiendo sus puntos de vista.

En la adolescencia dos personajes históricos figuraban entre mis favoritos:Leonardo da Vinci y madam Curíe. Del primero admiraba y admiro su enorme curiosidad , el afán por aprender y su enorme talento.De la segunda su indomable fuerza de voluntad, que le hizo imponerse, en un mundo de hombres, como una de las científicas más brillantes de toda la Historia.

Dentro de mi profesión he leido con muchísimo interés el trabajo realizado por el pedagogo francés Celestin Freinet. Desde mi punto de vista fue una de las figuras más señeras dentro del campo de la enseñanza. Hizo aportaciones que sirvieron de base para que la escuela abandonara sus rutinas decimonónicas y esté hoy en condiciones de incorporarse al siglo XXI.

En el campo de la política española me han merecido y merecen un gran respeto personas como Adolfo Suárez, Felipe González, Alfonso Guerra y Marcelino Camacho. Entre los pensadores españoles leo siempre que puedo a Aranguren y Savater y dentro del mundo del arte Serrat y Antonio Machado me siguen emocionando.

Todos ellos poseen unas biografías enriquecedoras en las que merece la pena detenerse.

José Lozano Cantón

Publicado en Uncategorized | 20 comentarios

Los límites de España

escuela

20 de octubre de 1962

Los niños y niñas de la escuela unitaria, situada en el altiplano granadino,están en clase, es por la tarde y la maestra pregunta la lección de los límites de España.

-Manuel, dime qué territorios forman parte del estado español.

Manuel le da vueltas a la pizarra que tiene sobre el pupitre y no contesta.

-Manuel, ¿has estudiado? – dice doña Isabel con cara de pocos amigos.

-Es que ayer tuve que cuidar de mi hermano chico y no pude estudiar.

-Siempre andas con excusas y llevas mucho tiempo sin trabajar. Vete ahora mismo a casa y dile a tu madre que venga.

Manuel, bastante mohino, no esperando nada bueno, se dirige a su casa que está al lado de la escuela. Llama a la puerta con los nudillos.

-Mamá, que dice doña Isabel que vayas.

La madre lo mira y Manuel se encoge esperando un alpargatazo. Con el niño chico en brazos la madre se dirige a la escuela.

-Usté dirá, doña Isabel.

-Manuel lleva sin trabajar una temporada larga, no hace los deberes y tampoco estudia. Esta tarde se queda sin salir después de las cinco. Se va a quedar castigado en la escuela.

-Lo que usté diga, doña Isabel.

Por la noche cuando el padre vuelve del trabajo se acerca a la casa de la maestra, que forma parte del edificio de la escuela.

-Ya me ha contado mi mujer que ha castigado usté al niño. ¿Podemos entrar a verlo?

Se acercan ambos a la escuela y se encuentran a Manuel sentado en su pupitre, copiando por enésima vez los límites de España. El padre de Manuel lo mira de hito en hito, de aquella manera en que a Manuel le hace temblar las piernas.

-Esta noche Manuel, te vas a quedar sin cenar y vas a estar en la escuela hasta que yo venga a recogerte. ¿Entendido?

Manuel agacha la cabeza, se seca un par de lágrimas y sigue copiando. La maestra enciende el candil y lo cuelga en su sitio. Después salen de la escuela y dejan a Manuel sumido en un llanto sordo y mirando con un miedo cerval a cada una de las  sombras que provoca el parpadeo del candil.

20 de octubre de 2016

El maestro pregunta en clase los límites de España después de haberlos explicado, haber visto una presentación y dos vídeos en la PDI.

-Manu, dime los límites de España.

-No he estudiado maestro.

-¿Por qué?

Manu se encoge de hombros y esboza una sonrisa de despreocupación total, de esas que dicen: ” maestro yo estoy aquí porque me manda mi familia, no esperes nada más”.

El maestro coge una citación y se la da a Manuel para que su madre acuda al colegio en la hora de tutoría. La madre acude puntual a la cita.

-Manu sigue sin tener interés por las tareas escolares_ dice el maestro_ No responde a las motivaciones que el equipo docente ha planeado. Le hemos preparado una adaptación curricular, su rúbrica de evaluación ha sido revisada y el equipo de orientación ha elaborado un programa de modificación de conductas que estamos aplicando.Todo en vano.

-Nosotros ya no sabemos que hacer con él. Hemos pedido cita a un psicólogo particular que hay en Utrera_ Responde la madre.

Sale de la clase prometiendo hacer lo que puedan y el maestro  se queda pensativo en su aula. Al abrir el libro de Sociales le viene a la mente aquella noche, de hace tantos años, en la que pasó el mayor miedo que había pasado en su vida porque no se sabía los límites de España.

José Lozano Cantón

Publicado en Uncategorized | 19 comentarios

MI CASA

et

Lo que más recordamos del personaje entrañable de Et es su amor por su casa y sus enormes ganas de volver a ella. Toda la trama de la película gira en torno a ese deseo y los chicos y chicas se confabulan contra los adultos, para lograr que al final Et regrese con los suyos, en un desenlace emocionante. Es una película que gusta tanto a mayores como a pequeños porque su mensaje es universal: el cariño que todos sentimos por nuestra casa, en el amplio sentido de la palabra: lugar, relaciones, recuerdos,añoranzas,…..

Desde los catorce años he sido emigrante y he vivido en varias casas, dos de nuestra propiedad y varías de alquiler. De todas ellas guardo gratos recuerdos, relacionados con los miembros de mi familia, de distintas edades y parentesco.

Nací en una casa pequeña situada en el altiplano granadino, orientada hacia la Sierra de Baza, al lado de un  arroyo, cuyas aguas discurren encajonadas en un profundo barranco calcáreo, que sortea un puente de hierro por el que circulaban los trenes de vapor de la época. Era una casa de campo, encalada, con ventanas de madera,una puerta de dos hojas que se cerraba con un enorme cerrojo y un parral en la puerta que daba sombra y racimos de uvas en el otoño.

Más tarde me trasladé a otra casa y a otro pueblo, cuando empecé el bachiller. Tenía un jardín a la entrada pleno de rosales, celindos,madreselvas y plantas aromáticas. En la parte de atrás mi padre cultivaba un huerto, presidido por un olivo y una higuera, que nos daba sus dos cosechas de brevas e higos. A su sombra estudíe muchos temas de literatura, ciencias y geografía. Recuerdo las noches en la mesa camilla preparando exámenes cuando todos dormían y el sonido de los trenes, camino de Granada o Almería que pasaban muy cerca.

Ahora cuando las visito  me parecen más pequeñas porque aquel niño que las ocupó hace muchos años ya creció, pero siempre me traen gratos recuerdos de personas a las que quiero y seguiré queriendo.

José Lozano Cantón

Publicado en Uncategorized | 17 comentarios